Translate

jueves, 13 de septiembre de 2012

¿REALMENTE ES TODO GRATIS EN INTERNET?

Internet está repleta de contenidos y servicios gratuitos, o al menos eso parecen en un principio. Antes de que los ceberactivistas pro-piratería se arrojen sobre mi yugular tengo que decir que este artículo NO TRATA SOBRE LA PIRATERÍA EN INTERNET, y les rogaría que leyeran el artículo completo antes de aventurarse a hacer algún comentario ridículo, grosero, ofensivo, con mentiras difíciles de detactar o con la intenición de confundir al personal.

Me explico. Ya publiqué este artículo en el blog de un buen amigo hace un tiempo. Cuál fue mi sorpresa cuando empecé a recibir cientos de comentarios poniendo verde al autor y a la página donde se publicó, sobre todo de "trolls" que tras leer las primeras (y me imagino que las únicas) líneas se sintieron "atacados" en sus "derechos" de hacer lo que quisieran por muy lícito o ilícito, bueno o malo, útill o inútil que esto fuera. 'Para eso está la libertad de Internet' alegaban....

Pues bien, si continúan leyendo verán que este artículo no habla de lo que está bien o mal, ni de lo que usted puede hacer o no con su libertad den la red... más bien le ofrece información de cómo funcionan las cosas hoy en día. Así que cada uno haga lo que quiera, pero fuera de la ignorancia. Para los "anti-sistema" diré que 'suelen darse aludidos por sistema'.

 Dicho esto... vamos a ver:
Aunque todos sabemos que conseguir un producto gratis en un mercado es una utopía, damos por sentado que la mayoría de contenidos y servicios online son gratis o existe alguna forma de conseguir que lo sean ;). 
Lo único que necesitamos es registrar nuestros datos, o simplemente dar nuestro email para poder optar a la descarga de archivos, libros, películas, música o juegos "gratis".
En muchos casos nos ofrecen servicios o aplicaciones on-line de forma gratuita (como los servicios de alerta, descargas rápidas, discos virtuales, juegos online, etc) que obviamente necesitan sufragar sus gastos de infraestructura y mantenimiento de alguna forma. Los ficheros de datos que esto genera son vendidos a, en el mejor de los casos, empresas de marketing online, si no a oscuras redes que trafican con ellos para envío con fines poco claros.
En otros casos, el acceso al contenido se realiza previo envío de un SMS, con el coste oculto que supone para un usuario despistado, sin hablar del problema que puede suponer la cesión del número de teléfono móvil del mismo.
Internet está plagado de ejemplos, pero los más sangrantes son los que podemos encontrar en webs, foros y blogs dedicados a la descarga de aplicaciones y ficheros multimedia pirateados. En la mayoría de foros de esta temática es necesario el registro o el envío de sms para poder participar de enlaces e información, Es posible incluso que el proceso de instalación de una aplicación necesite de alguno de estos datos para poder funcionar.
Igual de preocupante es la expansión de portales que ofrecen contenido audiovisual, como películas o TV Online, mediante streaming, que utilizan métodos engañosos para ofrecer contenido "gratis" previa comunicación de los datos de nuestra tarjeta de crédito o el envío de SMS con tarifa premium.
Más ejemplos, son las campañas promocionales de pequeñas y grandes compañías, que regalan códigos de descuento o de participación en sorteos, previa inclusión de todos y cada uno de nuestros datos personales en un formulario de registro.

Por desgracia muchas de estas webs son utilizadas por menores y personas con poca protección ante este tipo de ingeniería social. Por ejemplo, en la temporada de Navidad se multiplica el uso de aplicaciones tipo "Amigo Invisible Online". La mayoría (si no todas) las webs que ofrecen este servicio son utilizadas por niños y jóvenes, que complentan listas de email sin ninguna preocupación ante las repercusiones que esto podría tener, con tal de acceder a un juego "gratuito".


En demasiadas ocasiones las malas prácticas no las llevan a cabo los propietarios de la web, sino que, en el intento de obtener importantes ingresos, el aspirante a webmaster instala scrpts de terceras empresas que le prometen sustancionsas ganancias a través de banners o enlaces de publiciad que proporcionan. Una vez más estamos abriendo las puertas o "vendiendo" los datos de nuestros usuarios a terceros, usuarios que una vez confiaron en  nuestra web. Con más frecuencia de la que se imaginan acceder a un Blog de inocente papiroflexia puede terminar con un virus o troyano instalado en nuestro equipo, y todo fuera del contrlol del inocente creador@ de bonitas mariposas de papel.
Afortunadamente existen otras webs más honestas que no practican estas técnicas y realmente ofrecen servicios de forma gratuita y transparente y que cuya política está adaptada correctamente a la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD). Desafortunadamente estas páginas son menos populares principalmente porque no disponen de recursos financieros suficientes para realizar campañas de márketing que las hagan aparecer en los primeros puestos de los buscadores, y además dependen de las donaciones de los usuarios, sponsors para costear, a duras penas, los costes de mantenimiento.

Dicho todo esto, cuando programé
www.amigoinvisible.info quise poner en práctica la idea de "web honesta". La verdad es que no fue sencillo, ya que ofrecer un servicio a una persona implica disponer de algún dato sobre ella. En cualquier caso siempre es posible solicitar unicamente los datos estrictamente necesarios y poner a disposición del público las herramientsas precias para tener el control sobre los datos que ha proporcionado. En AmigoInvisible.info se avisa de que no es necesario el envío de información personal más allá de la dirección de email, y además se elimina la información que registre en la fecha en que el usuario desea que ya no esté disponible.

 Finalmente, para ser justos, existen aquellos servicios por los que nos comprometemos a ciertos "usos" de nuestros datos con el fin de obtener un beneficio o uso de los servicios que nos ofrecen. Este modelo seguido por empresas de primer nivel como por ejemplo Google, supone al fin y al cabo un intercambio mutuo, "Nosotros te damos algo y tu nos das algo....". Muchos somos conscientes de esto y asumimos el coste, pero el problema está en que la mayoría de usuarios ignora, por despreocupación, falta de tiempo o conocimientos,  la letra pequeña cuando pulsa en "Acepto los términos de uso".
Cada uno puede sacar sus propias conclusiones al respecto, Yo pienso que:

a) Tus datos también valen dinero. Si vas a donarlos que sea por un buen motivo.
b) Ten cuidado con los datos que cedes en Internet. No suelen tener un destino claro ni fecha de caducidad.
c) No siempre es gratis lo que no nos cuesta dinero.
d) Si estás dispuesto a utilizar aplicaciones modificadas por personas a quien no conoces, quizás debas a estar dispuesto a poner toda tu información personal y financiera a su disposición.
e) Lee atentamente las condiciones legales de un servicio, y cuando tengas claro lo que dicen, vuelve a leerlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada